La gran estafa del terrorismo

24f83f2a0e5e025cee66406ce73af6b1--no-se-haySe habla mucho, quizás demasiado, sobre las teorías de la conspiración entorno a los atentados del 11-M (11 de marzo de 2004, Madrid) y, menos, de las irregularidades del 11-S (11 de septiembre de 2001, Nueva York-USA). Y, nada o casi nada, sobre el 7-J (7 de junio de 2005, Londres).

Y, al final, a todos nos nace la curiosidad de saber si realmente fueron atentados promovidos por el grupo terrorista de la época, Al-Qaeda; si fueron un simple excusa de los gobiernos de los respectivos países para entrar en una guerra a la que no habían sido invitados o si fue un pacto conjunto entre los Gobiernos del momento y Al-Qaeda para iniciar la guerra más larga de los últimos años.

La realidad, tal y como dijo Buddha, es que “Hay tres cosas que no se pueden ocultar por mucho tiempo: El sol, la luna y la verdad“. En esta ocasión vamos a crear ciertas dudas razonables para llegar a lo último, la verdad.

Empecemos por hacer una comparativa de los atentados y de las similitudes que tienen:

Cuadro

  1. Contamos con un alto número de víctimas mortales y heridos.
  2. No hay reivindicación por parte de Al-Qaeda en el momento de los atentados, se realiza a posteriori e incluso meses más tarde, como en el caso del 11-S.
  3. Son ataques simultáneos perfectamente coordinados.
  4. Todos los países han sido amenazados previamente por miembros de Al-Qaeda en un recordatorio de que sus acciones políticas les llevaron a la Guerra de Irak.
  5. Dos de los tres países poseen ideología política similar.
  6. El número de atentados es el mismo, y el número de miembros terroristas similar.

Ahora podemos mirar la cronología de los atentados:

cronología.png

¿Casualidad? ¿Demasiadas coincidencias? ¿Demasiada coordinación sin comunicación entre los terroristas? ¿Sin fallos? La perfección de un plan radica en su propia imperfección, dado que es imposible que todo salga según se planea.

Si analizamos la trayectoria terrorística de Al-Qaeda, nos damos cuenta de que su modus operandi es muy diferente, a modo de ejemplo, el atentado de la Sinagoga de la Ghriba en abril de 2002, reivindicado por ellos, fue cometido mediante la explosión en la sinagoga de una camión de gas natural cargado de explosivos que acabó causando la muerte de 14 personas. El mismo año, en octubre, reivindicaban los atentados de Bali, producidos en dos partes; en una primera, un suicida con una mochila bomba y, en una segunda, mediante un suicida con una furgoneta bomba, ambos atentados causaron la muerte de 202 personas.

Tanto en el año 2001, 2003 como 2005, Al-Qaeda no tenía los recursos suficiente para cometer los atentados de referencia, ni siquiera para secuestrar cuatro aviones. ¿Les ayudaron los gobiernos de los países correspondientes? ¿Hay un pacto previo para cometer los atentados como justificación a una guerra? ¿Quién podía ayudar a Al-Qaeda en algo así? ¿Intereses políticos y económicos por el medio? ¿Quién ayudó a quién? ¿A quién creer? ¿Cuál es el precio de cada vida humana perdida? ¿Realmente vale la pena por unos cuantos billones de dólares?

Como decía, el 90% de los atentados producidos por miembros de Al-Qaeda o grupos terroristas afines a su ideología lo hacen basándose en su modus operandi y copiándolos, el cual consiste en perpetrar atentados con coches bomba y suicidas con mochila, en puntos álgidos de las ciudades con la intención de causar el mayor número de muertos y heridos posibles, provocando un caos de duración determinada en el mundo. No quieren causar el terror ni insertar el miedo en la sociedad, quieren atentar dando toques de atención a acciones previas de determinados gobiernos. ¿Justificación? Ninguna, son asesinos.

El otro 10% corresponde a atentados producidos por arma blanca y reivindicados por grupos afines de ideología a Al-Qaeda o por miembros del ISIS, cuyo modus operandi es más sangriento (armas de fuego y armas blancas) contando con más lobos solitarios en sus filas.

Asimismo, Al-Qaeda suele tomarse su tiempo e incluso décadas para realizar atentados, y la proximidad entre los tres atentados hace que sea prácticamente imposible considerar que han sido ellos y menos si no han obtenido ayuda. Sólo con revisar su actividad terrorista nos damos cuenta de la certeza de la frase, dado que desde que su supuesto 7-J no han habido atentados de ese calibre reivindicados por ellos, pero si decenas de atentados con su modus operandi.

Creo que ya es hora de pedir a los gobiernos que asuman sus responsabilidades en estos atentados y salga la verdad a la luz, porque tarde o temprano lo acabará haciendo. Además, debemos prepararnos para pagar por el secuestro y asesinato a manos de los Navy Seal de Osama Bin Laden, acción llevada a cabo por el Gobierno de Barack Obama que nos saldrá muy caro a todos. La cuestión a determinar, a parte de pedir responsabilidad a los gobiernos, es cuándo y cómo lo harán, el motivo lo sabemos.

 

> Bibliografía

Fuentes privadas

 

> Publicado por:

img_0483

La gran estafa del terrorismo
(c)Adriana Peña Laso

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s