La tentación de suicidio

Desde hace siglos, el ser humano ha probado sus límites poniendo a prueba sus capacidades en proezas y situaciones de riesgo donde un paso en falso o un error puede dar pie a un fatal desenlace. No ha cambiado mucho en la actualidad. Los deportes extremos han tomado el relevo de esas pruebas, pero también han surgido una serie de conductas de riesgo que nada tienen que ver con un sentido de proeza o superación, sino más bien a una serie de conductas autolesivas.

A través de noticia del 29 de mayo en elperiodico.com, se habla de una expansión de la autolesión como una nueva moda entre los jóvenes. Tendencia refrendada y categorizada como endémica por el Grup d’Estudis i Tractament de les Autolesions (GRETA), integrado por varios psicólogos y psiquiatras de distintos hospitales catalanes. Este fenómeno trata de realizarse cortes en los antebrazos o muslos, realizarse quemaduras o reabrir heridas sufridas para después compartirlas en soporte gráfico a través de las redes sociales para ganarse la admiración de sus iguales.

Autolesions i suicidis en nens i adolescents (Espanya)
Autolesiones e intentos de suicidio en niños y adloescentes en España. Fuente: Fundació d’Ajuda a Nens i Adolescents en Risc a través de 8tv.

El fenómeno más reciente y mediático ha sido el juego de la ballena azul, consistente en la realización de 50 retos como realizarse cortes escribiendo letras o dibujándose una ballena azul y enviárselas a la persona que te nominó a hacer el reto, ver películas de terror a altas horas de la madrugada, escalar a techos o sitios altos y, como último reto, saltar al vacío desde un edificio con el fin último de quitarse la vida. El acceso a este macabro entretenimiento realiza vía redes sociales, donde el administrador de un grupo o perfil de, por ejemplo, Facebook contacta mediante mensajería para nominar a hacer los retos, e incluso coacciona a la persona que se niega para que acceda.

Este “juego” tiene un componente de comunidad, ya que hay diferentes retos consistentes en hablar con “otra ballena” o jugador mediante Skype, al igual que compartir las fotos de los cortes o heridas y también identificarse con el juego a modo de fidelidad, indicando en el nombre del perfil del jugador “#i_am_whale”. Según Joaquim Puntí – miembro del grupo GRETA y psicólogo del Hospital Parc Taulí- la autolesión tiene un fin de vinculación con el grupo de iguales, a la vez de una forma de lidiar con los sentimientos negativos.

El perfil de las personas jóvenes que se autolesionan no corresponde al hecho de sufrir cuadros de depresión, esquizofrenia o psicosis, más bien a la poca capacidad de encontrar su sitio en la sociedad, Gérard Imbert en La tentación de suicidio (2004) – del cual tomo prestado el título – hace referencia a que la juventud vive en un estado de anomia, es decir, de no conciencia de la norma y de pérdida del sentido de los límites. Son sujetos sin fuerza interior para soportar las presiones sociales y tampoco tiene suficiente dominio exterior para estar integrado dentro del sistema, lo que supondría una liberación. El juego con el riesgo sería una manera de escapar de la presión de las responsabilidades y de la opresión del entorno, alimentando a su vez la confianza del sujeto en sus propias capacidades.

sad teen

En un contexto social donde las personas jóvenes no encuentran su lugar en la estructura social ni ésta tiene la capacidad de generar referentes a los que seguir, se le suma el aumento de familias en riesgo de pobreza y la no proliferación de expectativas, según GRETA. Las autolesiones se tornan en estigmas en prueba física de un calvario moral, social, padecido por estos adolescentes. También delatan un fracaso de la comunicación, retornando a formas de expresión primitivas mediante el uso del cuerpo como síntoma de la degradación y trivialización de los sistemas de comunicación.

En suma, la proliferación de este tipo de conductas autolesivas se relaciona directamente con una sensación de malestar de la juventud al no encontrar su lugar en la estructura social actual y en la pérdida de referentes a los cuales tomar como ejemplo para integrarse en ella. Así, las autolesiones se tornan una forma de expresión para encontrar la aceptación de un grupo de iguales, más que para llamar la atención de las personas pertenecientes a la estructura que no les deja espacio. Así, es necesario hacer hincapié en la falta de educación emocional, como bien dice Daniel Vega, que se muestra al canalizar la frustración mediante la autolesión.

Publicado por:

sin-titulo

La tentación de suicidio – (c) – Javier Andrés Caballero

Bibliografía

-Imbert, Gérard (2004) La tentación de suicidio. Madrid: Editorial Tecnos.

-Ángels Gallardo. Autolesionarse, una moda joven que se expande. El Periódico. 29 de mayo de 2017. http://www.elperiodico.com/es/noticias/sanidad/autolesionarse-ultima-moda-imitar-6069159

-Autolesionar-se, la moda entre els adolescents. 8 al dia amb Josep Cuní. 1 de junio de 2017. http://www.8tv.cat/8aldia/tag/grup-greta/

Anuncios

One thought on “La tentación de suicidio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s