Efectivización de la pena – 2º parte

EL SISTEMA PENITENCIARIO ARGENTINO:

“La sociedad tiene que comprender que hay que ocuparse de las cárceles. Si no lo entiende por convicción, tienen que pensarlo por lo que se ve en la realidad: si un preso sale de la cárcel sin capacitación ni opción laboral, es muy difícil que no vuelva a delinquir”

Ministro de Justicia bonaerense Gustavo Ferrari


El presente es el cierre de una serie de artículos que pretenden explicar de manera sencilla el funcionamiento de una suerte de “cadena” de sucesos que van desde la comisión de un delito hasta, la aplicación de una sanción a quien lo ha cometido y el efectivo cumplimiento de la misma. Dije anteriormente que no podría considerarse que se obtuvo justicia en un caso concreto hasta que una persona víctima de un ilícito o sus familiares logren ver al responsable pagar mediante un castigo, con esto no me refiero al tipo de castigo de la antigüedad, como la horca, sino que el delincuente cargue con una pena como consecuencia de su actuar antisocial y dañino, entonces en este aspecto la consecuencia sería cumplir con una pena -más precisamente aquí hablo sobre la más grave en Argentina (art. 5 C.P.)- que lo priva o limita en su derecho de libertad ambulatoria, sin perjuicio de otras sanciones adicionales que le pudieran corresponder según el tipo delictivo llevado a cabo.

2

La Constitución Nacional en su ARTÍCULO 18 dice: … Quedan abolidos para siempre la pena de muerte por causas políticas, toda especie de tormento y los azotes. Las cárceles de la Nación serán sanas y limpias, para seguridad y no para castigo de los reos detenidos en ellas, y toda medida que a pretexto de precaución conduzca a mortificarlos más allá de lo que aquélla exija, hará responsable al juez que la autorice.

En este aspecto, en virtud del artículo 75 inciso 22 de la C.N., encontramos la Convención contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes.

La Ley 24.660 de Ejecución de la Pena Privativa de la Libertad establece:

ARTICULO 1º: La ejecución de la pena privativa de libertad, en todas sus modalidades, tiene por finalidad lograr que el condenado adquiera la capacidad de comprender y respetar la ley procurando su adecuada reinserción social, promoviendo la comprensión y el apoyo de la sociedad.

ARTICULO 9º: La ejecución de la pena estará exenta de tratos crueles, inhumanos o degradantes. Quien ordene, realice o tolere tales excesos se hará pasible de las sanciones previstas en el Código Penal, sin perjuicio de otras que le pudieren corresponder.

ARTICULO 144 ter. C.P., inc. 3. Por tortura se entenderá no solamente los tormentos físicos, sino también la imposición de sufrimientos psíquicos, cuando éstos tengan gravedad suficiente.

3

Actualmente existe la tendencia a lograr la reinserción social de los condenados, dejando de lado el sistema aplicado en la antigüedad con el castigo, por ejemplo, para obtener confesiones. Funcionando la pena privativa de la libertad -en su efectivo cumplimiento y el debido control que se encuentra planteado en la ley 24.660- como educadora y preparadora del condenado para el regreso a la convivencia social en libertad. Se persigue de esta manera evitar la reincidencia delictiva y lograr la seguridad de la comunidad toda.

Quedan prohibidos todos los tratos que impliquen castigos tanto físicos como psíquicos y espirituales para el reo, y aquellas personas –guardias, directores, funcionarios, policías, particulares, etc.- que sean responsables de la ejecución de estos actos o el funcionario que no los evite, serán sancionados de acuerdo al C.P. arts. 144 bis, ter, cuater, quinto y cctes. 

Para cumplir con el objetivo de la resocialización, nuestro sistema penitenciario a través de la ley 24.660 prevé medios tales como la formación laboral (art. 106) y la educación (art. 107).

Asimismo, se garantiza a los reclusos el acceso a los derechos esenciales de todo ser humano, como el derecho a la salud (art. 143), a la libertad de culto (art. 153) y a la comunicación (art. 158). Todos ellos se corresponden con preceptos constitucionales.

Pero es necesario recalcar que aquí se refleja el contenido normativo en materia penitenciaria, lo que no quiere decir que además refleje la realidad vivida por los reos en las instituciones que los guardan.

Tenemos como ejemplo un conocido caso en la Provincia de Salta, en el que se difundió a través de internet un video https://www.youtube.com/watch?v=m9evHp8kbxY que muestra a cinco efectivos de la División Drogas Peligrosas, sometiendo a apremios ilegales a dos jóvenes detenidos.

En otros aspectos que tienen que ver con el respeto y garantía de los derechos fundamentales de los presos, existen otras irregularidades, sólo por citar algunos, en cuanto a la salud podemos pensar en la superpoblación y el estado de hacinamiento en las cárceles que lleva a la promiscuidad y esto trae enfermedades venéreas, en su mayoría no tratadas; por el derecho a la alimentación hay malversación de fondos, el presupuesto destinado a los alimentos de los condenados no se utiliza en su totalidad con esa finalidad.

En este aspecto quiero hacer referencia al actual Plan Integral de Reforma Penitenciaria para Buenos Aires, lanzado por Maria Eugenia Vidal, para modificar las condiciones de vida de los detenidos y fortalecer su reinserción social.

Entonces, al analizar brevemente el sistema penitenciario argentino a través de su principal legislación, notamos la firme aspiración hacia la humanización en cuestiones de penas y sanciones, tanto para detenidos, procesados y condenados, cuando estos se encuentran privados de su libertad ambulatoria, pensando en la seguridad, educación, resocialización de los reclusos, como así también en la sociedad que los va a recibir cuando éstos recuperen su libertad.

Publicado por:

mily


Efectivización de la pena – 2º parte –
(c) – Milagro Nuñez

BIBLIOGRAFÍA:

1- Dr. Néstor Darío Rombolá, Dr. Lucio Martín Reboiras;(2012); CÓDIGO PENAL DE LA NACIÓN ARGENTINA; Comentarios y Jurisprudencia; RUY DIAZ.-

2- Huascar Cajias K.; (1995); CRIMINOLOGÍA; JUVENTUD.-

3- Jorge A. Núñez; (2014); LA REINSERCIÓN SOCIAL DE LOS EX-PRESIDIARIOS EN LA ARGENTINA DE LAS PRIMERAS DÉCADAS DEL SIGLO XX. Algunos comentarios biográficos sobre Jorge H. Frías, fundador del Patronato de Liberados y Excarcelados de la Capital Federal; Biblioteca Digital de la Universidad Católica Argentina.-

FUENTES:

http://servicios.infoleg.gob.ar/infolegInternet/anexos/35000-39999/37872/texact.htm

http://www.pensamientopenal.com.ar/etiquetas/ley-24660-0

http://www.spf.gob.ar/www/index

Enlace: Efectivización de la pena – 1ª parte

Efectivización de la pena

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s