El nuevo régimen de cómputo de plazos administrativos

“Tan a destiempo llega el que va demasiado deprisa como el que se retrasa demasiado”

William Shakespeare

Cuando comencé mi andadura profesional, el primer consejo que recibí de la mano de los profesionales donde me encontraba realizando prácticas, fue el de anotar la fecha de entrega de la carta tras recibir una notificación.

Parece sencillo, ¿no?

Tanto para los ciudadanos como para los profesionales, en sus relaciones con las administraciones públicas, es de vital importancia conocer cuáles son los plazos existentes a la hora de interponer recursos o presentar escritos, así como conocer el momento exacto en el que comienzan a correr dichos plazos.

A menudo vienen clientes con una temida notificación bajo el brazo y en la mayoría de los casos, no solo no la han abierto, si no que desconocen la fecha exacta en la que se le hizo entrega de la misma.

La Ley establece plazos para casi todo. No es suficiente tener la razón, es importante computar bien los plazos para no perder nuestros derechos.

El pasado 2 de octubre de 2016 dijimos adiós a la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común. Debemos adaptarnos a la nueva regulación, que viene constituida por dos nuevas normas que van a erigirse en la base del Derecho administrativo en España: la Ley 39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas y la Ley 40/2015, de 1 de octubre, de Régimen Jurídico del Sector Público.

apuestas-a-largo-plazo

El régimen de cómputo de plazos administrativos se encuentra regulado en el capítulo II “términos y plazos” del Título II, “De la actividad de la Administración Pública de la Ley 39/2015 (Artículos 29 a 33).

  • Como novedad se regula el cómputo de plazos señalados por horas, consecuente con la tramitación electrónica, indicándose que salvo que por Ley o en el Derecho de la Unión Europea se disponga otro cómputo, cuando los plazos se señalen por horas, se entiende que éstas son hábiles. “Son hábiles todas las horas del día que formen parte de un día hábil“(art. 30 LPA). Estos plazos, que no podrán pasar de 24 horas (dado que en otro caso ya tendrían que expresarse por días), se contarán desde la hora y minuto que tenga lugar la notificación o publicación del acto de que se trate.
  • También en la nueva ley, se incluyen como días inhábiles no solo los domingos y festivos, sino también los sábados.

Es importante distinguir los tipos de días que hay para contar dicho plazo:

-Días naturales: Hay que contar todos los días, ya sean festivos, laborales, domingos, etc.

-Días inhábiles: Hay que contar todos los días salvo los festivos y los domingos.

Para saber cual es el primer día en que se empieza el cómputo debemos distinguir si el plazo se expresa en días o en meses y años:

  • Plazo expresado en días: el primero a contar es el día siguiente al que se haya recibido la notificación, finalizando el plazo el último día que hayamos contado. cuando los plazos se señalen por días, se entiende que éstos son hábiles. En plazos señalados por días naturales, se hará constar esta circunstancia en las correspondientes notificaciones.

Así, a modo de ejemplo, para el plazo en días hábiles, si la notificación se realiza el 3 de enero de 2017, estableciéndose un plazo de 10 días para el cumplimiento de un determinado trámite, éste finaliza el 17 de enero de 2017. Para el plazo en días naturales, si la notificación se realiza el 3 de enero de 2017, estableciéndose un plazo de 10 días naturales para el cumplimiento de un determinado trámite, éste finaliza el 13 de enero.

  • Plazo expresado en meses o años: el plazo se computa de fecha a fecha. El primer día del cómputo comienza en el día en que se haya recibido la notificación, publicación o desde el siguiente a aquel en que se produzca la estimación o desestimación por silencio administrativo y concluye el mismo día del mes o año de vencimiento en que se produjo la notificación, publicación o silencio administrativo.

Así, si la notificación  se realiza el 3 de enero de 2017, estableciéndose un plazo de UN MES para el cumplimiento de un determinado trámite, éste finalizará el 3 de febrero de 2017.

El mejor consejo que puedo dar, es el de anotar SIEMPRE la fecha de entrega de la notificación, y especialmente para los profesionales, que no agotemos (y me incluyo) los plazos hasta el última día, pues corremos el riesgo de haber computado mal los días y a ver como se lo explicamos al cliente…

  • Publicado por:

marta-recondo


El nuevo régimen de cómputo de plazos administrativos –
(c) – Marta Recondo

  • Dirección de la imagen de cabecera:

 http://www.audiolis.com/sites/default/files/plazos_contrato.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s