Los juguetes y la perpetuación de estereotipos de género – 1ª parte

“- ¡Oye! Yo quiero uno de esos – comenta una niña (sexo) al dependiente de
la sección de juguetes que hace volar un “dron” ante el asombro de la jovencita.

– ¡No cariño, que eso es de niños (género)! – exclama la que parece
ser su madre mientras se la lleva hacía el final del pasillo”.

Asimilar que sexo y género no es lo mismo es un paso esencial para comprender como influyen los roles de género en el proceso de socialización de niñas y niños. Entre la variedad de agentes socializadores que suceden durante la infancia, el juego y el juguete se convierte en una herramienta esencial. Con ellos se aprende, se imita y se asimilan una gran cantidad de conceptos y comportamientos, entre ellos los roles y estereotipos de género. Por lo que es imprescindible educar en igualdad y olvidar los estereotipos con la intención de educar a personas libres e iguales a la vez que prevenir la violencia contra las mujeres y la discriminación por razón de sexo.

 Captura de pantalla 2016-12-27 a las 21.47.00.png

  • Sexo y género.

Con la finalidad de comprender cómo afectan los roles de género en el desarrollo de los individuos y sus identidades es conveniente empezar por esclarecer dos conceptos que habitualmente tienden a crear confusión, y que además suelen ser usados como términos equivalentes. Estos conceptos son los de sexo y género.

Al hablar del concepto “sexo” hacemos referencia a un concepto de naturaleza biológica, es decir, hombre o mujer. Una categoría que viene dada por aspectos fisiológicos y anatómicos del ser humano. En cambio, por género “[…] aludimos a las normas y conductas asignadas culturalmente a los hombres y a las mujeres en función de su sexo” (Pérez y Montalvo, 2014, p.25). Por lo tanto, el concepto de “género” es un constructo social, generado por las culturas en las que se diferencia entre lo femenino y lo masculino, otorgando a cada una de las categorías unos roles muy definidos que serán aprendidos mediante un proceso de socialización.

Sucede en la mayoría de los casos que diferenciar entre sexo y género en un individuo se tercia muy complicado ya que como expresan Pérez y Montalvo (2014) suelen abordarse conjuntamente. Podríamos decir que el género es la interpretación social del sexo.

A modo de ejemplo, si analizamos el breve diálogo del inicio de este artículo (diálogo real que tuvo lugar en una famosa juguetería), vemos como en la primera línea se observa el concepto “niña” haciendo referencia a unas características anatómicas ya que se trata de una persona de sexo femenino. Por otro lado, la respuesta de la madre, señala que jugar con “drones” son cosas que hacen los niños, es decir, son actividades y roles que la sociedad y la cultura considera adecuada para niños y no para niñas. Imagine usted querida lectora y querido lector, qué locura si ahora a las mujeres les da por jugar con teledirigidos.

En definitiva, nos encontramos que cada individuo es clasificado como hombre o mujer y se le asigna un género, masculino o femenino incluso antes de nacer (Lobato, 2007 y Pérez y Montalvo, 2014) el cual será socializado bajo el yugo de los roles de género que el sistema patriarcal ha venido estableciendo.

  • El papel de los juguetes en el proceso de socialización.

El género es considerado el eje central de la identidad personal de un individuo, ya que dicha identidad masculina y femenina no surge por el propio hecho de nacer hombre o mujer, sino que es la consecuencia de una compleja interacción de lo familiar y lo social (Mayobre, 2007). Por lo tanto, es en ese entramado, en esa compleja red en la que intervienen tantos agentes (familia, escuela, comunidad, medios de comunicación, etc.), dónde el juego y los juguetes pasan a formar parte del proceso socializador del niño y de la niña. Mediante el juego y el juguete niñas y niños aprenden, imitan y descubren nuevos comportamientos, y entre ellos no es menos la interiorización de los roles que “corresponden” a su género. Piaget y Inhelder (1984) en su obra Psicología del niño, desarrollan el famoso concepto “función semiótica” en la que destaca “el juego simbólico”, que se trata del apogeo del juego infantil, y que consiste en “[…] a través de la función semiótica, consistente en construir símbolos a voluntad para expresar todo lo que, en la experiencia vivida, no podía ser formulado y asimilado sólo por los medios del lenguaje” (p.65). Fundamentalmente se trata entonces en la expresión mediante el juego de todo aquello que durante la infancia se va aprendiendo y que por las propias características madurativas de la niña y el niño no pueden expresar a través del lenguaje.

Sabiendo entonces que el juego y el juguete son elementos esenciales para la adquisición y reproducción de conductas que tendrán lugar en la vida adulta ¿Qué herramientas les estamos dando a nuestros menores si vienen presentadas y dirigidas con una gran carga de estereotipos de género?

captura-de-pantalla-2016-12-27-a-las-21-47-45

Los estereotipos de género según Luisa Antolín (como se citó en Varela, 2008) “[…] se corresponden a las imágenes o ideas simplificadas y deformadas de la realidad, aceptadas comúnmente por un grupo o sociedad con carácter inmutable, que se hacen verdades indiscutibles a fuerza de repetirse”. Lo que viene a decir es que mediante la repetición de esas conductas como si de un mantra se tratase, se llega a la normalización de los roles y estereotipos que se perpetúan en nuestras consciencias hasta el punto de considerarse un proceso natural y como expresan Pérez y Montalvo (2011) no ocurriría nada si estuvieran en igualdad de condiciones pero el sistema patriarcal se ha encargado de castigar a hombres y mujeres en caso de no ser cumplidos y son claves para entender la desigualdad y la violencia. 

Los medios de comunicación, como anteriormente se ha mencionado, forman parte de los agentes socializadores (más aun en la era tecnológica en la que nos encontramos) y juegan un papel esencial en la transmisión de estos roles y estereotipos de género e influyendo así en la socialización diferencial de género (Gil y Pérez, 2012). En campañas concretas, como puede ser Navidad, la publicidad de juguetes acapara el gran grueso de los espacios publicitarios y los niños y niñas son el foco de atención. Sorprendentemente, pese a ser mucho lo que se ha investigado sobre publicidad, juguetes y perpetuación de los estereotipos de género (Ferrer, 2006), cada año siguen apareciendo en catálogos y televisión decenas de propagandas en las que las practicas sexistas se hacen evidentes, y pese a existir una densa legislación (Ferrer, 2006) para controlar estas malas prácticas, esta no acaba siendo efectiva dada su ambigüedad. Tal vez la solución radica en reducir el número de normativas existentes al respecto pero que estas confieran una mayor efectividad.

  • Publicado por:

cristina

Los juguetes y la perpetuación de estereotipos de género – 1ª parte – (c) – Cristina Sánchez

  • Referencias 

Ferrer López, M. (2007). Los anuncios de juguetes en campaña de Navidad. Comunicar, 15(29), 135-142. Recuperado de http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=15802923

Gil Gómez, L. y Pérez Asperilla, E. (2012). Publicidad, estereotipos y roles de juego desde una perspectiva de género. Análisis de catálogos de juguetes de El Corte Inglés 2010-2011 (Trabajo final de máster). Universidad Complutense de Madrid, Madrid. Recuperado de http://eprints.ucm.es/16605/1/Publicidad%2C_estereotipos_y_roles_de_juego_desde_una_perspectiva_de_g%C3%A9nero._An%C3%A1lisis_de_cat%C3%A1logos_de_juguetes_de_El_Corte_Ingl%C3%A9s%2C_2010-2011..pdf.

Instituto Andaluz de la Mujer. Observatorio Andaluz de la Publicidad no Sexista. (2015). Informe sobre la campaña de juegos y juguetes. Recuperado de http://www.juntadeandalucia.es/institutodelamujer/catalogo/doc/iam/2015/143355779-2015.pdf

Lobato, E. (2006). Construyendo el género. La escuela como agente coeducador. Recuperado de http://web.educastur.princast.es/proyectos/coeduca/wp-content/uploads/2006/03/ConstruyendoGenero_EmmaLobato.pdf

Mayobre Rodríguez, P. (2007). La formación de la identidad de género, una mirada desde la filosofía. Revista Venezolana de Estudios sobre la Mujer, 12 (28), 35-62. Recuperado de http://www.scielo.org.ve/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1316-37012007000100004&lng=es&tlng=es.

Pérez Viejo, J.M. y Montalvo Hernández, A. (Coords) (2014). Violencia de género. Prevención, detección y atención. Madrid: Grupo 5.

Piaget, J. y Inhelder, B. (1984). Piscología del niño (12ª Ed.) Madrid: Ediciones Morata S.A.

Varela, N. (2008). Feminismos para principiantes. Barcelona: Ediciones B.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s