Introducción a la Criminología – 1ª parte

Bienvenidos al primer artículo de una serie que repasará la historia del pensamiento criminológico para dar a conocer las diferentes tendencias de estudio del delito.

  • El nacimiento de la criminología. La Ilustración y el Positivismo.

Durante el siglo XVIII se desarrolla en Europa un movimiento intelectual llamado Ilustración, que pretendía acabar con el oscurantismo de los regímenes absolutistas y alumbrar a la humanidad con la razón.

Varios autores teorizan sobre la instauración de un Estado Moderno donde habría una autoridad política que gobierna tras recibir un mandato de la ciudadanía, y cuyo poder se divide en tres: ejecutivo, legislativo y judicial. Así nace el Estado de Derecho, moldeado por normas jurídicas y basado en el Contrato Social de Thomas Hobbes, donde los ciudadanos firman un acuerdo de convivencia. De esta manera se legitima la existencia de un poder estatal para legislar y juzgar llamado Ius Puniendi.

En el campo punitivo, el punto de inflexión se suele decir que fue la publicación de la obra De los delitos y las penas de Cesare Beccaria en 1764. En esta obra se proponían las bases del nuevo derecho penal según las concepciones ilustradas. Se concebía la pena como un mal que retribuye al causado por el delito, por ello la pena tiene que ser de la misma naturaleza que el delito. Apostaba por unas garantías penales  que limitaran el poder absoluto entre las cuales destacan:

  • No puede haber delito sin ley (garantía criminal).
  • No hay pena sin ley (garantía penal).
  • No hay proceso penal ni juez sin ley (garantía jurisdiccional).
  • El cumplimiento de las penas es acorde a la ley (garantía ejecutiva).

dei_delitti_e_delle_pene-cesare-beccaria-italy-jpg-w500h372

Estas garantías sientan las bases del Principio de Legalidad y la instauración de la pena privativa de libertad sería efectiva en el Código Penal francés de 1791.

Los principios expuestos darán lugar al comienzo de la teorización sobre la cuestión criminal y el consecuente nacimiento de las ciencias penales para su estudio. Éstas son:

  • Criminología: busca las causas individuales de porque se delinque.
  • Política Criminal: una vez encontradas las causas, busca herramientas para evitar que se delinca.
  • Derecho Penal: conjunto de normas que prohíben determinados comportamientos y establece penas para quien no las acate.
  • Penología: diseña un tratamiento penitenciario para la reintegración.

En este tiempo el delincuente era concebido como una persona que pudiendo comportarse conforme a las normas del contrato social, no lo hace. Esta visión se basa en las tesis del libre albedrío, ya que cada persona tiene el poder o la capacidad de tomar sus propias decisiones.

A lo largo del siglo XIX se irán implantando estas tesis, en mayor o menor medida, en todos los estados que transitaban de una monarquía absoluta a un estado moderno. Así, las ideas ilustradas no sólo influyeron en la política, sino que también influyeron en el avance científico y tecnológico culminado con la Revolución Industrial, lo que supuso una extensión del conocimiento científico y también un cambio de paradigma en el pensamiento criminológico. El Positivismo fue una reacción furibunda a las tesis de la Ilustración ya que se fundamenta en el método científico y niega el libre albedrío. Auguste Comte, padre del positivismo, decía que esta nueva corriente intelectual definía lo real, lo cuantificable, lo medible a través de la observación. Esto es una clara diferencia con la Ilustración ya que ésta se basaba en el razonamiento mientras que el positivismo se basa en la experimentación.

El positivismo criminológico tiene su germen en Italia, en la segunda mitad del siglo XIX con el surgimiento de la Scuola Positiva. Estos criminólogos no tenían formación en ciencias sociales ni en leyes, si no que eran médicos y se basaban en las tesis evolucionistas de Darwin. Defendían que la delincuencia era un problema orgánico, biológico. La obra culmen de este pensamiento es L’uomo Criminale, escrita por Cesare Lombroso. Médico forense, se dice que realizando una autopsia, Lombroso encontró una disfunción ósea en el cráneo de un peligroso criminal. A partir de ese caso desarrolló la tesis de que la delincuencia grave se origina por una malformación craneal. Prosiguiendo con sus estudios, une la teoría de la evolución con la multitud de anomalías craneales que fue encontrando a lo largo de sus estudios y señala que, en la evolución de las especies, el hombre delincuente es aquel que no ha podido alcanzar al Homo Sapiens ya que se había quedado en un estadio atrás, era un subhumano.

el-hombre-delincuente

Lombroso hizo la primera tipología criminal:

  • Delincuente nato.
  • Loco moral.
  • Epiléptico sordomudo.
  • Demencia.
  • Delincuente ocasional.
  • Delincuente pasional.

Las cuatro primeras representaban malformaciones como una frente huidiza o una asimetría craneal.

Lombroso tuvo varios discípulos y entre ellos destacan Enrico Ferri y Raffaele Garofalo, padres de la Sociología  y la Psicología Criminal respectivamente.

Ferri señalaba como causas de los delitos a la influencia de diversos factores como la desestructuración familiar y el clima, que predisponen a las personas a cometer delitos. Garofalo, por su parte, decía que el criminal podía ser un hombre sano en una buena familia pero tiene un problema psíquico y afectivo que le hace delinquir. Hace un desglose de cuatro tipos de delincuentes:

  • Asesino.
  • Criminal violento.
  • Ladrón depredador.
  • Lascivo.

Como se puede ver, las tesis positivistas buscan las causas del delito. La criminalidad se va a ver desde un punto de vista etiológico como si de una enfermedad se tratara, entendiendo el delito desde dos puntos de vista; como la expresión de una enfermedad curable o como sujetos incorregibles. Las penas se impondrán como tratamiento a las personas culpables de delinquir y se impondrán también medidas de seguridad a las consideradas peligrosas.

En resumen, las tesis de la Ilustración dan el pistoletazo de salida a un razonamiento del delito en pro del orden social con el nacimiento del Estado Moderno mientras el Positivismo pone el foco en el estudio de las causas del delito y su tratamiento.

Publicado por:

sin-titulo


(c) – Javier Andrés Caballero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s